La Ley de Telemercadeo en España

La Ley de Telemercadeo en España

Milan, 26 January 2018 – Según las recomendaciones del Plan de Actuación en Comercio Interior elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en diciembre de 2005, es necesario encontrar el equilibrio adecuado entre el derecho fundamental a la protección de datos y el tratamiento legítimo de los mismos. En este contexto se sitúa la normativa vigente, recogida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y en el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la LOPD (RLOPD), que, de conformidad con los arts. 45 y siguientes, regula la cuestión del tratamiento de datos para actividades de publicidad y comercial, previendo expresamente (art. 49) la posibilidad de manifestar el propio desacuerdo o la propia oposición a recibir comunicaciones comerciales.

Por lo que respecta a las comunicaciones comerciales realizadas a través de llamadas telefónicas, correo electrónico, SMS u otros medios de comunicación electrónicos, también se debe tener en cuenta lo que establece la Ley General de Telecomunicaciones, Ley 23/2003, de 3 de noviembre (LGT) y la Ley de Servicios de la Sociedad de Información y Comercio Electrónico, Ley 34/2002, de 11 de julio (LSSI).

Adelantándose a la legislación antes mencionada, con la que comparte objetivos, la Asociación Española de la Economía Digital (ADIGITAL) introdujo hace más de 14 años, cuando las comunicaciones comerciales de este tipo se realizaban casi exclusivamente por correo ordinario, el servicio denominado “LISTA ROBINSON”, diseñado para limitar la publicidad no deseada recibida por los ciudadanos a través de correo ordinario.

Por lo tanto, en España, ya desde el 1993 por correo ordinario y desde el 2009 por correo electrónico, llamadas telefónicas, SMS y MMS, se estableció la LISTA ROBINSON, consistente en un fichero de exclusión publicitaria en el que los ciudadanos pueden registrarse y así evitar recibir publicidad.

La LISTA ROBINSON permite, de forma fácil y gratuita, inscribirse en un registro especial destinado a aquellos que no estén interesados en recibir comunicaciones comerciales a través de llamadas telefónicas, correo ordinario, correo electrónico u otros medios de comunicación por parte de entidades de las cuales no se es cliente y con las cuales no se han mantenido relaciones de ningún tipo.

Por su parte, las entidades que pretendan enviar comunicaciones comerciales deben consultar la LISTA ROBINSON para comprobar a quien NO enviar las mencionadas comunicaciones. Sobre esta cuestión intervino ADIGITAL, que especificó que los datos contenidos en la LISTA ROBINSON solo pueden ser utilizados con fines cognitivos: es decir, para conocer precisamente a aquellos a quien NO enviar comunicaciones comerciales y no, por el contrario, para obtener acceso a los datos que podrán utilizarse para fines promocionales. A este respecto, en  caso de uso fraudulento de los datos, las empresas están sujetas a multas de hasta 600.000 euros que pueden imponerse tras la presentación de una denuncia formal por parte del consumidor y la posterior verificación e investigación por parte de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

La experiencia española puede constituir un punto de referencia para la aplicación de la Ley italiana sobre telemarketing, aprobada en diciembre pasado por el Parlamento italiano, y especialmente a partir de mayo de 2018, momento en el cual toda Europa contará con una sola e idéntica legislación sobre protección de datos.

image_pdfimage_print